Este taller nace de la necesidad de atender a jóvenes y adolescentes, de entre 14 y 24 años, tras la pérdida de un ser querido, algo que “no es normativo” porque “no es normal que tan joven se pierdan a padres o hermanos”, señala María Mata, psicooncóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

Leer +…