Muchos pacientes de cáncer o familiares suelen pensar que afrontar la enfermedad siempre debe ser en sentido positivo, algo “que no permite identificar emociones que pueden resultar desagradables”, avisa la psicooncóloga Julia Díaz en la primera de las dos jornadas del Taller de Emociones ‘Sorpréndenos’, que se ha puesto en mar-cha los días 20 y 21 de marzo en el Espacio Activo de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid.

“Se sienten de repente solos, aunque estén rodeados; a no ser que contacten con otros pacientes”, cuenta Díaz. Normalmente se trata de sensaciones enmarcadas en emociones denominadas como “extrañas”. María Mata, psicóloga y compañera de Díaz en la dirección del taller, revela que intentan normalizar desde el mismo cuáles son las emociones que suelen estar más presentes ahora, “que es normal emocionarnos”, dice. “A nivel de la sociedad no están bien vistas ciertas emociones. Debemos hacer “una pequeña psicoeducación con ellos, ya que lo que les pasa es normal”. Las especialistas invitan a los asistentes -una veintena, la mayor parte pacientes- a experimentar estas emociones y a identificar que las emociones que están teniendo “son normales, porque las situaciones que están viviendo son más intensas”.

Además, Mata pone el acento en que los pacientes “no deben huir” de esas emociones. “Hay que identificarlas y normalizar-las”, sentencia; ofreciendo pinceladas de cómo poder gestionar y abordar la nueva situación. Estas emociones desagradables que aparecen, “no son ni buenas ni malas, ni positivas ni negativas”, manifiesta Díaz, ya que todas “cumplen de una función”.

A diferencia de los familiares, a veces, los pacientes se sienten culpables o responsables de la situación que están viviendo, aparece la dependencia y “todas las emociones cambian los roles de la familia”, pone como ejemplo Díaz, que también afirma que en el taller “se pretende identificar y comunicar para buscar soluciones a través de estrategias para gestionar, por ejemplo, a través de escritura re-flexiva,  que se paren a pensar sobre qué cosas están sintiendo ante qué situaciones”.

Por su parte, Mata hizo referencia al cuento que utilizan en el taller -de Margarita Rojas-, “enfocado a normalizar, a hablar de que las emociones tienen una función; una función en el momento en el que están”. Aparecen nuevos estímulos, reacciones médicas, como los mensajes de la campaña de la AECC, por ejemplo. “No es igual recibirlo como espectador que como protagonista”, puntualiza.

La primera sesión del taller se dedicó a reforzar la idea de que la gente se pare a reflexionar, qué pensamientos tiene… La segunda  abordó la comunicación en el en-torno de familiares y amigos.

aecc-madrid-web

Deja tu comentario