“Cuando una dieta rechaza algún alimento sustancial, ésta hay que trabajarla y analizarla más. Si una dieta quita la pasta, el pan, la fruta o las verduras, esta dieta  nos no es beneficiosa”. Así de contundente se mostraba la doctora Elena Segura, perteneciente al Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid, en el transcurso de su charla ‘Alimentación y hábitos de vida saludables’, impartida a mediodía del jueves en el Espacio Activo Sureste, en Getafe.

Ante cerca de una veintena de pacientes de cáncer y usuarias del Espacio de la AECC, Segura, que era la primera vez que intervenía en el centro, inaugurado en septiembre de 2018, advirtió de que “si una dieta está influenciada por un artista o un famoso, hay que analizarla. Hay que preguntar a los médicos cuando ofrecen cosas mágicas”. Los mitos y las dietas que “no sirven para nada” ocuparon un apartado importante en la intervención. El café o la cúrcuma fueron algunos de los ejemplos utilizados.

Igualmente, la  doctora  trató sobre  la  dieta mediterránea, “que es fundamental, es la nuestra y es a la que tenemos que ir  porque nos ayuda a prevenir el cáncer; y estudios de la AECC así lo dicen”;  el ejercicio físico y la obesidad; habló sobre las grasas, los hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, fibra, minerales, el agua, la elaboración de los alimentos, el etiquetado… y hasta del alcohol, del que la especialista recomienda un “consumo cero”.

La conferencia, dirigida a un grupo de pacientes que han pasado la enfermedad o se encuentran en el fin de su tratamiento y que dirige la psicóloga Estefanía Delgado, desde el 8 de noviembre pasado, “ha servido para ayudar a las pacientes a conocer hábitos saludables que pueden poner en práctica tras la enfermedad,  prevenir las recaídas y encontrarse mejor”, afianzaba la psicóloga coordinadora del grupo del Espacio Sureste.  “Lo más importante es desmitificar ideas erróneas sobre alimentación. Y  la doctora ha afirmado que todos los alimentos son importantes y todos los nutrientes son necesarios”.

Además de intentar comer cinco veces al día, la ponente, entre sus afirmaciones, aseguró que “la comida saludable puede ser muy rica y muy sabrosa”; no tiene por qué se ser “sosa ni aburrida”. Una comida saludable “puedes disfrutarla y saborearla mucho, y si no lo estamos haciendo así es que estamos equivocados”, sentenció.

aecc-madrid-web

Deja tu comentario