Los testimonios de una joven paciente, María Sáez, y de Daniel Griffin, esposo de una enferma de cáncer, abrieron el VIII Foro contra el Cáncer por un Enfoque Integral, que este año ha tenido como eje central ‘El dolor emocional de las personas con cáncer y de sus familias’ . Todo ello desarrollado el 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, en el auditorio de CaixaForum de Madrid y organizado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Hablaron de dolor físico y emocional y de angustia. Éstas fueron algunas de las emociones que hicieron patentes en sus testimonios iniciales los dos protagonistas, que, además, condujeron el foro, en el que estuvieron presentes, pacientes, familiares, voluntarios, médicos, científicos, profesionales de la AECC, medios de comunicación…

“Sabiendo cómo respetar determinados silencios sin silenciar, teniendo más herramientas y conociendo a veces detalles de una vulnerabilidad que a veces está oculta.  Saldremos,  en  definitiva,  mejores  para  poder ayudar y mejorar la vida de las personas con cáncer”, manifestó en su intervención SM la Reina Letizia, que procedió a inaugurar el foro.

Una melodía compuesta para la ocasión con violines y violonchelos representaron la unión del paciente y su familia con el entorno cercano. Seguidamente, se proyectaron varias declaraciones de profesionales del ámbito de la psicooncología, de enfermos y de familiares. “Ayudar mejor a afrontar la enfermedad y la lucha diaria” o no se puede hacer solo para “digerir” todas las emociones, fueron algunos de los testimonios que se vertieron.

El cáncer genera un alto sufrimiento psicológico, en más del 30% de los casos. Esta cifra se extrae de un estudio efectuado con más 10.000 personas -el 63% pacientes-  que han recibido atención en la AECC. El 85% han presentado distrés o estrés negativo emocional altos o severo, en la mayoría de los casos superior en familiares que en pacientes. También se observó que los hospitales públicos tienen una cobertura de atención psicológica a pacientes oncológicos “claramente insuficiente”.

Una mesa para conocer cómo avanzar en la integración y extensión de la atención psicológica en el  cuidado  de las personas con cáncer y sus familias. Posteriormente, en el bloque central del foro participaron como ponentes seis especialistas que están en contacto directamente con el dolor emocional en su ámbito profesional.

María Teresa, paciente que señaló que cuando le comunicaron que tenía la enfermedad necesitó de un gran apoyo emocional ante la noticia, que aún “va unida con dolor, sufrimiento y muerte”.

Una familiar, Patricia,  denunció un déficit de atención ante la noticia; mientras el gerente del Hospital de Torrejón, Ignacio Martínez, reconoce que “el nivel de cobertura psicológica es muy pequeño”, a pesar de contar con “un sistema sanitario de los mejores del mundo”; achacándolo a que “históricamente nos hemos preocupado más en salvar vidas”.

Ruth Vera, oncóloga, afirmó que “desde su especialidad, el médico empieza su carrera con vocación de servicio… la enfermedad es muy compleja y necesitamos de expertos en numerosas especialidades”, de ahí la creación de los llamados comités multidisciplinares, recordó.

Nines Peñuela, enfermera, explicó los detalles de cómo detecta los problemas del paciente, entre otros, emocionales. “Somos los que mayor tiempo estamos con el paciente y la familia, lo que nos permite saber cómo se encuentra”, aludiendo a una “relación de confianza” que le permite “detectar precozmente” cualquier estado físico y anímico del paciente.

Finalmente, Ana González, psicóloga responsable del Departamento de Programas de AECC Madrid apostó por una intervención psicológica de calidad, que “disminuye el sufrimiento y mejora la calidad de vida”.

Ignacio Muñoz Pidal, presidente de la AECC y la Fundación Científica, plasmó su conclusiones de todo los tratado en este nuevo foro. “Un tema que llega más al corazón que a la piel de las personas: el sufrimiento que pasan los pacientes de cáncer y sus familiares, que dura años con todo tipo de etapas y recaídas”. De esta manera definió el presidente el papel de la psicooncología, tema central del foro. En cuanto a la cobertura, Muñoz Pidal señaló que “ahora, es el 30% de las personas de las 236.000 que necesitarían la ayuda de un especialista psicólogo, y si multiplicásemos por al menos un familiar nos vamos a medio millón de personas”, reflexionó. “Creo que estamos más cerca de poder resolver este problema”, aunque no todas las comunidades autónomas se encuentran al mismo nivel, “algunas están más avanzadas que otras”. En muchos hospitales todavía no existe un psicólogo. A pesar de todo, Muñoz se mostraba optimista. La AECC lleva años viendo el problema, pero, reconocía, “que nada más llegamos al 13%”,  30.000 personas atendidas. “Eso lo hacemos con más de 250 psicooncólogos repartidos por toda España.

María Luisa Carcedo,  médico y  ministra  de  Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en sus palabras de clausura, agradeció la invitación: “Es un placer y un reto compartir el compromiso en el correcto abordaje de esta enfermedad”. También agradeció la labor social de la AECC y la de sus voluntarios , “que reflejan lo mejor de nuestra sociedad, solidaria y comprometida, que trasciende la adversidad, convirtiéndola en virtud”. Además, la ministra consideró en voz alta que “no podemos abandonar a los pacientes oncológicos y a sus familias”. Aprovechó el atril para informar de la reciente introducción de los medicamentos Car-T (*), “que acabamos de incorporar, de manera equitativa y proporcionada” en algunos tratamientos de cáncer, que considera que debe ser “integrales”.

(*) La terapia inmunocelular CAR-T o terapia de células T con receptores de antígenos quiméricos,  es una terapia innovadora que abarca la terapia celular, la inmunoterapia y la terapia génica. Se elabora específicamente para cada paciente  y está destinada al tratamiento de enfermedades oncohematológicas graves como la leucemia linfoblástica aguda o linfoma difuso de células B grandes.   Dra. Estíbaliz García (AECC Madrid).

Vídeo del foro:

 

aecc-madrid-web

Deja tu comentario