La madrileña sede de Seguros Santalucía ubicada en la plaza de España albergó el viernes 27 de abril una intervención del psicólogo Pedro Aguilar, miembro del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid, para exponer nuevos retos y tecnologías en la información preventiva y sanitaria, y cómo usarla de manera responsable.

La ponencia, dirigida a empleados de la empresa aseguradora y retransmitida a través de internet o ‘streaming’ a tres centros más de Madrid y a sedes de la entidad en Barcelona, Málaga, Oviedo y Valencia, comenzó con unas nociones básicas de cómo obtener y de qué manera contrastar la información recogida a través de las redes sociales, webs, ‘Apps’… y la explicación del impacto que están teniendo, actualmente, las nuevas tecnologías en la salud y en la prevención, “llegando a sitios recónditos para ayudar a los pacientes a informarse y a realizar seguimientos más personalizados”, apunta Aguilar.

Cómo está cambiando el flujo de información, su impacto sobre la prevención de la salud y el ámbito sanitario en general y las ventajas que posee, fueron también aspectos tenidos en cuenta por el psicólogo en su presentación, “ya que en el mundo actual existen, por ejemplo, más teléfonos móviles que inodoros”, lo que hace pensar qué cantidad de información puede transmitirse por cada uno de estos terminales. “Un fenómeno de expansión enorme”.

Una segunda parte de la charla tuvo que ver con esas ventajas, que pueden ser contrarrestadas por las ‘fake news’ o noticias falsas. “Tenemos que saber distinguir entre buena y mala información o información sanitaria falsa e interesada y la que no lo es”; atendiendo a matices como objetivos comerciales, el descrédito de la competencia u otros bulos con diversos intereses más, lejos de los meramente informativo.

Para luchar frente a todo lo anterior, hay que observar, según el psicólogo de la AECC, que los promotores de la entidad a la que pertenece la web, el blog o la red social sean visibles; que informen sobre qué van hacer con los datos registrados; informar acerca de sus patrocinadores, “que podrían sesgar la información”; si va a haber o no coste económico, directo o indirecto; si existe un plantel científico reconocido en las labores de asesoramiento; que la información esté actualizada o poseer una rigurosa bibliografía.

“Hay que tener un cierto escepticismo a todas las ventajas que se proponen en muchas ocasiones”, señala Aguilar. El que busca información es porque la necesita personalmente o sus seres más cercanos cuando están sufriendo una enfermedad. A pesar de la urgencia, “hay que desconfiar de noticias increíblemente buenas o increíblemente malas, o las que incluso buscan generar un estado de alarma social”, aconseja el especialista a los empledaos de Santalucia, compañía que “cada vez tiene una mayor preocupación en los estilos de vida saludables”.

Finalmente, Aguilar dio a conocer la ‘App’ para dejar de fumar de la AECC, “que permite que nuestra ayuda para dejar de fumar sea más universalizada”; y que el próximo día 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, se presentará en sociedad con nuevo formato.

 

aecc-madrid-web

Deja tu comentario