Era la primera vez que el mensaje de prevención de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid llegaba a empleadas de la empresa electrónica Thales; a su sede madrileña de Serrano Galvache.

Solicitada por el Servicio de Bienestar y Salud de la firma de origen francés, fundada hace 19 años, una veintena de mujeres accedieron a la conferencia de doctora Estíbaliz García, responsable del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de AECC Madrid, enmarcada en el programa de empresas ‘Tu salud es lo primero’, a través del Área de Empresas.

En torno a la historia del cáncer de mama y su epidemiología; los casos aparecidos en España en 2018: 32.825; más de 6.000 fallecimientos; los factores modificables y no modificables a la hora de atajar la enfermedad giró la intervención de la especialista.

Entre los aspectos modificables, García trató la problemática del  alcohol y el tabaco, la alimentación saludable, el ejercicio físico, el peso,  los tratamientos hormonales sustitutivos, lactancia y las pruebas de cribado.

La  ponente  contestó  todas  las preguntas de las asistentes, muchas de ellas centradas en los tratamientos hormonales y su especificidad en mujeres menopáusicas, los anticonceptivos ora-les y también en las pruebas de cribado.

A colación de estas últimas pruebas, denominadas también ‘screening’, aconsejó sumarse al programa de cribado bianual a aquellas mujeres con edades comprendidas entre 50 a 69 años, como establece Sanidad en la Comunidad de Madrid, “si no hay antecedentes”; y si los hubiera “ya no se trataría de detección precoz, sino de una búsqueda”, afirma García; que animó a acudir al médico a todas las mujeres  “que no tienen antecedentes, salvo el de su sexo y edad, a someterse a las  prueba de  ‘secreening’ a partir  de  una edad”.

El mensaje “ha calado, aunque  no tanto en alcohol o tabaco, pero sí  al hablar de alimentación, ejercicio o peso “se veían más reactivas”. La doctora manifiesta que  “no es un gran cambio de vida lo que hay que hacer, sino pequeños cambios factibles para prevenir el cáncer de mama”, apostilló.

El alcohol “sí influye en la enfermedad”; ya que cualquier tipo de bebida o graduación “supone un riesgo para desarrollar un cáncer de mama y que no existe umbral de seguridad”. Al tiempo que, el mensaje en tabaco fue similar, “incluso para aquellas mujeres no fumadoras, pero expuestas al humo del tabaco”.

Thales, además de etas charlas, está promoviendo entre sus empleados la participación en la próxima Carrera en Marcha contra el Cáncer de Madrid, el domingo 31 de marzo.

aecc-madrid-web

Deja tu comentario