Un año más, la compañía petrolera y energética española Cepsa, en su sede madrileña del Paseo de la Castellana, la Torre Cepsa, ha participado activamente con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la Cuestación, a través de la instalación de dos mesas petitorias, informativas y de venta de ‘merchandising’ corporativo y una conferencia sobre prevención del cáncer de piel, a cargo de la doctora Estíbaliz García, que tuvo lugar a primera hora de la tarde del martes 22 de mayo.

La ponente, responsable del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de AECC Madrid, ante un buen número de empleados que acudieron al salón de actos de la empresa, inició su charla, titulada ‘Mitos y realidades del cáncer de piel y de la exposición al sol’, con las radiaciones solares y cómo afectan a las personas. Ésta las dividió en cuatro: rayos ultravioletas A, B, C -no llega a la Tierra- e infrarrojos, diferenciando cuál es el riesgo de cada uno de ellos y cómo inciden en la piel.

 

 

A continuación, calificó los tipos de piel según la localización, altura, hora de exposición, por edad, por intensidad… y apuntó los mayores riesgos que corren en los primeros años de vida los niños y niñas y adolescentes “al estar la piel en proceso de crecimiento, ya que existen un tipo de células denominadas citoblastos, más en la superficie, en la que incide más la radiación solar”.

“Ya que la piel tiene memoria, hay una alta probabilidad en edad avanzada de padecer un cáncer de piel”, asegura García, que recordó también que haber sufrido de quemaduras por exposición excesiva en los primeros momentos de la vida hace que sea más probable la aparición de un cáncer.

Seguidamente, la especialista habló de los seis fototipos básicos existentes, desde el número 1, pelirrojos, piel clara, pecas… a la piel mucho más oscura y ojos negros, numerado con el 6. “Las personas de piel más clara y fototipo más bajo tienen mayor probabilidad y riesgo de padecer un cáncer de piel por exposición solar”.

 

García diferenció entre cáncer cutáneo y melanoma; ambos “se suelen presentar en personas que han tenido una muy intensa y excesiva exposición al sol con quemaduras”. El cutáneo es de pronóstico más benigno; mientras el melanoma es un cáncer “menos probable y más agresivo”. La doctora no olvidó señalar que, aunque la supervivencia ha aumentado, existe una mayor incidencia, “probablemente relacionada con la mayor actividad al aire libre de la población”.

Finalmente, fue el turno de exponer los protectores, físicos (sombreros, ropa, sombrilla, gafas…), biológico (bronceado) y químicos (cremas protectoras). La ponente dejó claro que “‘no hay bronceado saludable”. A continuación, y por espacio de hora y media, cerca de setenta empleados pasaron por la medición de su fototipo de piel efectuada por la doctora nada más concluir su conferencia, recibiendo el pertinente consejo personalizado.

“La piel con los años van acumulando daño. Aunque veamos que tenemos la seguridad de utilizar productos, éstos tienes que ser de calidad; y, sobre todo, hay que cuidar a los niños y menores.  Y los niños menos de un año no se deben exponerse al sol nunca”, sentenció la doctora de la AECC.

En cuanto a la cantidad obtenida en la Cuestación interna, con participación de empleados voluntarios y de la Fundación Cepsa, que fue superior a la de 2017, ésta volverá a multiplicarse por tres, según anunció Cepsa, dentro de su responsabilidad social corporativa y entregada a la AECC en próximas fechas.

 

aecc-madrid-web

Deja tu comentario