Recién estrenada la sala polivalente del Espacio Activo contra el Cáncer Madrid Suroeste, en el número uno de la calle de San Marcial de Móstoles, inaugurado el pasado 19 de junio, la primera profesional en llevar a cabo una conferencia fue la doctora Estíbaliz García, responsable del Área de Prevención de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid.

Este martes, acudieron más de veinte personas,  con presencia de las delegaciones de la AECC en Alcorcón, Leganés y Móstoles. El tema elegido: ‘Mitos y realidades del cáncer de piel y de la exposición segura al sol’. Tercera parada de esta charla, tras haberla ofrecido antes en los Espacios Sureste y Corredor.

Presentó la intervención María Maldonado, coordinadora de la Zona Oeste de Desarrollo Territorial. El objetivo es “capacitar y convertir en embajadoras y agentes de salud a las voluntarias”, señaló García.

La doctora habló del riesgo del cáncer de piel relacionada con una exposición no segura al sol y de todos aquellos mensajes de cómo protegerse en todas las etapas de la vida. “He pretendido que los asistentes transmitan los conceptos aprendidos en sus entornos y en sus localidades; que se conviertan en portavoces de ese mensaje”, apuntaba, tras considerar su exposición más formativa que divulgativa.

Además, la especialista detalló los cuidados especiales que hay que tener en verano, ya que el índice de rayos ultravioleta es mucho mayor; señaló las pautas para protegerse de los rayos UVA y UVB en entornos de playa, montaña y urbanos.

En cuanto a qué cuidados especiales y qué tipos de exposición deben tener aquellas personas que han concluido un tratamiento recientemente o siguen estando en él. “Deberían esperar al menos un año para una exposición completa al sol”, dijo García. Y si van a la playa, “con protección y limitando el riesgo tiempo de exposición”, aconsejó.

En el ámbito de los protectores, las personas con hipersensibilidad secundaria a los tipos de tratamiento, hipersensibilidad o hiperreactividad en la piel, deben optar por los fotoprotectores físicos en crema, minerales e inorgánicos. “Los que menos reacción dan en nuestra piel”, añadió. También recomendó evitar la exposición al sol en una latitud como la peninsular y en verano, de 11 a 17 horas.

Para concluir, la ponente habló de los casos en el entorno infantil, que precisan de productos específicos. “Hay que practicar con el ejemplo. De nada nos sirve decir que se pongan crema los niños si nosotros no lo hacemos; o que se pongan a la sombra si nosotros no nos ponemos”.

 

aecc-madrid-web

Deja tu comentario