La doctora Karen Ramírez, de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid, dentro del programa ‘Tu salud es lo primero’, acudió este viernes a la sede de Santalucía, en la plaza de España de la capital, para incidir, esta vez, en la importancia de la infección del virus del papiloma humano (VPH) “como agente principal precursor del desarrollo de cáncer  cervicouterino”.

Uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de cérvix es  la infección del VPH, sin embargo, “tener la infección no necesariamente significa desarrollar cáncer”, advierte Ramírez.

El mayor pico de incidencia está en la población joven. “Hay aproximadamente un 28%  de mujeres entre los 18 y los 25 años en España que están infectadas por el VPH, eso significa que una de cada tres podría estar infectada”, aseguró la ponente; aunque también informó a los empleados de la aseguradora -unos sesenta, entre presenciales y por vía ‘streaming’-, de que la prevalencia en mujeres entre 18 y 65 años es menor, alrededor del 14%. Esto significa que, “a pesar de que te hayas contagiado del virus durante la juventud, en muchos casos, el virus es eliminado por el propio organismo”, señaló la doctora de la AECC.

Este virus, que daña tanto a hombres y mujeres, también afecta a  otras partes del cuerpo, como, por ejemplo, el cáncer de vagina, en un 50%; además de contagiarse de piel a piel y mucosa a mucosa, puede producir una infección que, a diferencia de otras la enfermedades de transmisión sexual, “la penetración no es necesaria para que se produzca la infección”, apuntó Ramírez.

En cuanto a la prevención, la doctora destacó dos tipos: Primaria o promoción de la salud, “dedicada a educar a los jóvenes en las conductas sexuales seguras y evitar la mayor exposición sin barreras de protección”; también  destacó que parte de esta prevención es la administración de vacunas, que la Comunidad de Madrid incluye para estos virus.

En la secundaria, la médica hizo hincapié en la importancia de la citología a  partir de ellos 25 años de edad, cada tres años, “que si en éste no se ven células anormales, se comenzará a partir de los 35 años  la detección del VPH en el cérvix”.

En Madrid, se realiza el diagnóstico precoz entre los 25 y los 65 años; sin embargo, el tipo de prueba difiere dependiendo del rango de edad: de 25 a 35, citología, y a partir de 35, se realiza el detección del VPH .

aecc-madrid-web

Deja tu comentario