En la matinal del martes, la doctora Elena Segura y el psicólogo César Benegas, componentes del Área de Prevención de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Madrid salieron de la sede de la aseguradora Santalucía, en de la plaza de España de Madrid,  con una “valoración muy buena”.

Habían acudido para motivar a cerca de una veintena de empleados de la empresa a que abandonaran el hábito de fumar En Santalucía ya se había acudido antes con éste y otros contenidos de prevención. “Los trabajadores san sido muy receptivos y estaban muy interesados en apuntarse al grupo de trabajo”, asegura la doctora, haciendo referencia al próximo curso para dejar de fumar que la AECC pondrá en marcha allí en octubre.

Segura recogió las experiencias de muchos de los presentes que habían vuelto a fumar y aprovechó para explicar “qué es la adicción, la intensidad de la adicción y cómo es bueno dedicarle tiempo y trabajar las recaídas”.

En este sentido, algunos casos de abstinentes los aprovechó la ponente para el “aprendizaje”; señalando también que “el tratamiento farmacológico no sirve para evitar la recaídas, pero sí sirve para asentar el aprendizaje de no fumar. Como están bien y tranquilos, asientan bien una conducta y luego es más fácil repetirla”.

Por su parte, Benegas confesó que, en ocasiones, “haber intentado dejarlo y no haberlo logrado o haber recaído no es un fracaso”. Con este enfoque, se pregunta que “tal vez no fue el momento o el método elegido no era el adecuado”. El psicólogo también hizo mención a la irrupción de las nuevas formas de fumar, que “generan una baja percepción de riesgo, incluso en personas que tienen información a su alcance”.

aecc-madrid-web

Deja tu comentario